La Junta aborda en unas jornadas la equiparación laboral de las empleadas inmigrantes del hogar

El 70% de las personas afiliadas en el sector son extranjeras, la mayoría de ellas mujeres

El Gobierno andaluz, a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), ha organizado este jueves unas jornadas formativas en Granada destinadas aayuntamientos, agentes sociales y económicos y asociaciones para abordar la necesaria equiparación laboral de los trabajadores y trabajadoras inmigrantes en el servicio doméstico.

Con el título ‘Mujer, inmigración, trabajo doméstico y de cuidados’, el foro ha sido inaugurado por la delegada de la Junta en Granada, Sandra García, y la coordinadora provincial del IAM, Ana Belén Palomares, que han detallado que en torno al 70 por ciento de los afiliados en el servicio del hogar familiar son personas inmigrantes. De ellas, más del 95 por ciento son mujeres de las que hasta un 40 por ciento trabaja en régimen de pernocta (internas).

García ha apelado a la necesidad de la equiparación socioprofesional con el resto de trabajadores por cuenta ajena y ha reivindicado el respeto hacia un sector donde con frecuencia se vulneran derechos y se trabaja en condiciones precarias y de indefensión.

La Junta recuerda la necesidad de respetar la legislación y suscribir un contrato de trabajo que debe contener la identificación de las partes y las condiciones de salario, jornada y permisos que se pacten, así como la prestación y compensación de tiempos de presencia y el régimen de noches que se establezca en su caso. La jornada de trabajo máxima semanal es de 40 horas de trabajo efectivo y la diaria de ocho, incluso en régimen de pernocta.

Entre otros derechos, como mínimo debe percibirse el salario mínimo interprofesional en cómputo anual referido a jornada completa -40 horas semanales- o la parte proporcional si se realiza una jornada inferior, siempre incluyendo dos pagas extraordinarias anuales. El pago efectivo del salario siempre debe quedar debidamente documentado mediante nómina o recibo.

Además, durante el periodo de vacaciones y tiempos de descanso, la persona empleada no tiene obligación de residir o permanecer en el domicilio familiar ni en el lugar al que se desplace la familia empleadora.

Palomares ha incidido por su parte en el poco reconocimiento social de este trabajo que sustenta la vida y el día a día de tantas personas y ha reivindicado la dignificación y el respeto a la ley para evitar condiciones precarias con jornadas que no terminan nunca, sin vacaciones, sin paro y con otros muchos perjuicios que conlleva no estar dada de alta.

Por ello, con estas jornadas se pretende visibilizar la importancia del trabajo doméstico que realizan las mujeres y que “las personas inmigrantes conozcanademás todos sus derechos y las empleadoras sus obligaciones para su efectivo cumplimiento”.

La Jornada está impulsada por el Foro Provincial de Inmigración y reúne a la Plataforma de Trabajadoras del Hogar de Granada, a la asociación Claver y a profesionales del Colegio de Graduados Sociales, la Seguridad Social y la Inspección Provincial de Trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here