Foto: Francisco Florido

Estudio y Defensa de la Naturaleza Costa Tropical.- Los procesos de inundación de la Playa de Poniente que se acaban de producir son parte de la dinámica normal de la zona: la ocupación por el oleaje de una zona deprimida situada detrás de la primera línea de playa. El problema básico reside en la ocupación por la urbanización de una zona sometida a este tipo de dinámicas, hecho que parece repetirse continuadamente en la programación de nuevos suelos urbanizables, como ha ocurrido recientemente en Salobreña con los sectores TH1 y TH2.

Esta dinámica se ha visto agravada en los últimos años por dos fenómenos adicionales: la concentración de todos los desagües de la vega occidental en un único punto (el balate de la Culebra) y la remodelación de la topografía de la playa debido a la extracción de arenas y el acondicionamiento turístico.

Así la red de acequias de la vega de Motril constituye un gran sistema de lucha contra las inundaciones, al generar una enorme malla capilar de canales que van infiltrando por sus casi 2000 has los caudales. El abandono de la vega y la supresión de muchas acequias por la construcción de nuevas urbanizaciones han hecho que toda la escorrentía se concentre en un único punto.

De este modo, cuando se producen los temporales se genera un proceso de barrera hidráulica que tapona la desembocadura y hace que estos desborden, inundando los puntos situados aguas arriba (caso del Camino del Pelaillo).

Por  otro  lado,  la  dinámica  costera  hace  que,  en  condiciones  naturales,  los  temporales acumulen arena creando “diques” junto a la ribera del mar (bermas o, en motrileño, rebalaje). Esta acción continuada a lo largo de los años hace que la playa vaya subiendo de cota, se haga más alta, y no se inunde. Las labores de extracción de arena y la eliminación de esta berma por razones de uso público para favorecer el acceso en la playa, hacen que se haya eliminado esta defensa natural.

Finalmente todo se complica con un tercer elemento: cuando hay temporal se produce una elevación de la capa de agua subterránea que impide la infiltración de la situada en superficie.

Todo esto en un escenario de cambio climático con elevación del nivel del mar y una presa que impide las aportaciones de sedimentos.

¿Cómo solucionarlo?

Primero, no construyendo más en zonas inundables. Así nos ahorramos más problemas y más dinero.

Segundo, manteniendo en funcionamiento la red de acequias de la vega, que es nuestro mayor seguro, y poniendo en funcionamiento los balates cerrados, generando más puntos de evacuación.

Tercero, no extrayendo más arena y realizando una reordenación topográfica de las playas. Cuarto, realizando algunas obras puntuales de recrecimiento de los márgenes de los balates en  los puntos de desborde y protegiendo las zonas bajas de las urbanizaciones (esencialmente las cocheras)

Quinto: asumiendo que esta es la dinámica general de la zona y que no pasa nada porque la playa se inunde después de un temporal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here