Los mejores consejos de alimentación con los que poder cambiar tus hábitos por otros mucho más saludables.

La sociedad actual ha experimentado un cambio brutal en cuanto a los hábitos saludables se refiere, siendo más importante que nunca el cuidarse tanto para hombres como para las mujeres. Hacer deporte, descansar bien y sobre todo el cambiar tus hábitos alimenticios por otros mucho más saludables son la clave de dicho proceso, en los que la publicidad y las campañas de salud a nivel social han conseguido al fin calar hondo y concienciar a la sociedad. El interés por una mejora estética también es algo evidente, aunque secundario frente a los problemas graves de salud que puede acarrear el no llevar una buena alimentación.

Ya sea por mejorar tu aspecto físico, perder esos kilos de más y recuperar tu figura o a la hora de combatir la obesidad, las dietas serán tu mayor apoyo en esta lucha. Por ello nosotros hemos tenido a bien ofrecerte hoy dos variantes bastante efectivas y que probablemente no conocías con las que conseguirás mejorar tu alimentación y perder peso en el proceso. ¡El dos en uno que todo el mundo busca!

La dieta de las 500 calorías

La dieta de las 500 calorías es probablemente una de las más drásticas de todos los régimenes alimenticios que existen, y esto hace que, lógicamente, sea una de las más efectivas a la hora de perder peso (tendrá un efecto de pérdida de peso prácticamente inmediato) pero también pone en riesgo tu salud, por lo que este es un plan alimenticio que los médicos recomiendan hacer tan solo un día a la semana.

Cuál de los siete vayas a escoger es irrelevante, aunque habitualmente los que deciden implementar la dieta de las 500 calorías en su alimentación prefieren utilizar un día entre semana, donde les es más sencillo evitar tentaciones y llevan una jornada mucho más ajustada. También podrás moldearlo según los acontecimientos o tus necesidades concretas, siendo bastante recomendable utilizarlo justo el día después de eventos y celebraciones varias tales como bodas, cumpleaños, etc. Ya que es cuando mayor número de excesos cometemos con respecto a la dieta. Por ello, si al día siguiente tan solo ingerimos unas 500 calorías conseguiremos ayudar a nuestro organismo a depurarnos por dentro y recobrar la “compostura alimenticia”. Eso sí, la ingesta de agua debe de ser abundante para potenciar los efectos de la dieta ayudarle en dicho proceso.

Cómo serían las cinco comidas necesarias con esta dieta baja en calorías:

Desayuno: Un buen ejemplo de desayuno en este sentido sería una rebanada de pan integral con tomate y aceite, o bien unas pocas rodajas de piña y un par de galletas light. Si te quedas con hambre es preferible que hagas una mezcla de estos alimentos, o bien aumentes la abundancia en cuanto a las cantidades de piña, te tomes una infusión que ayude a saciarte por dentro, etc. ¡Pero nada de picar entre horas!

A media mañana: Una pieza de fruta (pera, manzana, etc.) Junto con una barrita de cereales integral baja en calorías. O bien, si no tienes mucha hambre, tan solo una infusión para que nos sacie y nos ayude a poder ir al baño. Además, así podrás comer de forma algo más abundante en el almuerzo.

Comida: Un buen ejemplo de almuerzo para la dieta de 500 calorías es una pequeña parrillada de verduras, o bien ensalada con zanahoria, cebolla y atún. Si no hemos tomado nada a media mañana, podremos acompañarla con frutos secos o un yogurt.

Merienda: Aquí tomaremos o bien una barrita de cereales bajos en grasas y calorías, o bien un yogurt.

Cena: En el caso de la cena coceremos unos 150gr de brócoli y lo acompañaremos con 100 gramos de carne (preferiblemente pollo o ternera).

Si en cambio buscas una dieta para adelgazar que puedas mantener en el tiempo, quizás te interese optar por un plan alimenticio que basa su efectividad en la eliminación de las harinas refinadas. Podrás sustituirlas por la harina de legumbres o harina integral (siendo estas mucho más saludables).

Si esto no termina de convencerte y quieres apartarlas por un tiempo de tu dieta, o simplemente eres alérgico a ella y necesitas una alimentación totalmente libre de las harinas (independientemente de su procesamiento) debes de saber que existen opciones, pero será un cambio complicado ya que las harinas refinadas o en cualesquiera de sus otras formas la encontramos en alimentos habituales en cualquier tipo de dieta. Como por ejemplo el pan, sin ir más lejos.

Algunos de los alimentos que podrás utilizar como sustitutivos en dicha dieta: La avena, el germen de trigo, edulcorantes naturales (sirope, etc.) El pescado, arroz inflado, la soja…

Debes de saber que con esta dieta y una buena ingesta de líquidos adelgazarás rápidamente, perdiendo también volumen en algunas de las zonas del cuerpo más difíciles como las caderas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here