Chavela Medina Esteban.- Mi hospital de Motril, y más concretamente mis urgencias, agonizan ante la mirada atónita de algunos bobalicones que, aún viendo esto, siguen creyendo en sus gestores…

Esos que destinan sus fondos en situar al único hombre contratado para la seguridad, en la puerta de la cafetería porque ese es el punto mas conflictivo para pacientes y personal.

Esos que han reducido la plantilla de médicos de urgencias de 22 a 13 porque tampoco se atiende a tantos enfermos en toda la costa.

Esos que deciden no cubrir las bajas de enfermería porque todavía se puede explotar un poco más al personal que queda.

Esos que en su infinita sabiduría, han decidido dejar una sala de observación con sus 8 camas, sin médico los fines de semana, porque… se me empiezan a acabar los porqués…

Esos que han permitido cerrar consultas en urgencias tan importantes como policlínica o básica porque… esta es fácil… NO HAY MÉDICOS!!

Esos que están matando mis urgencias, las que para mi, son mi segunda familia, aunque cada vez más mermada, donde desempeñan su trabajo profesionales de una calidez humana que a mis casi 20 años de trabajo aún me sorprenden…

Compañeros que le procuraron el menor dolor en su fin a mi novio, que le salvaron la vida a mi prima, que cuidaron y sanaron cientos de veces a mi abuela… 

Compañeros que hoy, aún agonizando nuestro servicio, siguen al pie del cañón, dando lo mejor si mismo aunque ello les empiece a costar su propia salud. Y por ellos, por mi y por todos vosotros, os pido que luchemos y les dejemos claro a esos gestores que a la familia no se le hace daño…

Chavela Medina Esteban. Trabajadora del Hospital Santa Ana de Motril

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here