La  columna a la izquierda     

Francisco  Pérez Terrón.- Durante estos días se están celebrando en Motril y su entorno actos conmemorativos de la masacre de la carretera Málaga-Almería de 1936, que llamamos “La desbandá”

Gracias a nuevas posibilidades de acceso a ciertos archivos  que han permanecido cerrados para los investigadores hasta hace poco, conocemos más y más detalles de la saña con que ser llevó a cabo este crimen colectivo,

Está documentado el soez comentario radiofónico del General Quéipo de Llano  felicitando a las mujeres de los milicianos que defendían la República, porque  cuando sus maridos  huyeran y entraran en Málaga los moros de su ejército, “aprenderían lo que era un hombre de verdad”.

Este rastrero, inmoral y repugnante comentario,  nos muestra el estilo y la mentalidad dominante de “la derecha española” de la época;  desde los Obispos que bendecían los cañones destinados a masacrar al pueblo, hasta la  gran y pequeña burguesía  que temblaban por si  los revolucionarios les quitaban sus riquezas, y para curarse en salud, justificaban crímenes y latrocinios.

También hemos sabido que  el piloto de uno de los aviones italianos encargados de bombardear a los que trataban de escapar por esta carretera de la costa, comunicó a sus superiores que él no veía más que población civil, y que si debía bombardear,  quería que le repitieran  la orden.   La orden fue ratificada.

Parece ser  que hasta los fascistas de Musolini  tenían más alma que los fascistas de  Franco

El profesor de  Historia Contemporánea  de la Complutense de Madrid, Gutmaro  Gómez Bravo, ha publicado un libro documentadísimo que se llama “Geografía humana de la represión franquista” La obra es el resultado de un trabajo de búsqueda en  23 archivos que van desde el de Presidencia del Gobierno,  los Archivos   Generales  de la Administración, la Policía,  Defensa   Histórico  Militar, la Guardia civil,   etc. hasta el Nacional del Foreign  Office de Londres. Un trabajo de titanes pero muy jugoso. De esta publicación voy a tomar un párrafo que me perece sintomático:   “Quedan cada vez menos vacíos y aspectos de identificación en el proyecto franquista tanto en su aspiración al poder como en el empleo de la violencia sistemática y el miedo como verdadero aglutinador de sus apoyos sociales”

Esta es la esencia de la política de hechos de la Dictadura de Franco,  cuyos crímenes, narrados como anécdota, no hacen más que confirmar.

En el Diario de Operaciones del General Varela se anota que en solo seis días, entre el 3 y el 9 de Abril de 1939, recién conquistada Barcelona,  se practicaron 360 detenciones de civiles y requisado 300,000 pesetas.  No se trata de sanciones o multas impuestos por un Tribunal de Justicia;  era pura rapiña,  del mismo estilo que la incautación de obras de arte que los nazis  hacían a los judíos.  En Alemania, el delito era ser judío;  en España, ser “rojo.”   Ahora no se llaman incautaciones:  se llaman Gürtel,  Púnica, Lezo, pero sigue siendo la derecha la que se lleva los cuartos.

El Partido Popular pone todas las trabas que puede para  el desarrollo de la Memoria Histórica y  a la condena sin paliativos de la Dictadura franquista. Eso tiene una explicación muy sencilla:  la mayor parte de ellos tiene relaciones familiares con alguno de los mandatarios de aquel Régimen. El Partido Popular, por su origen y su trayectoria es su heredero directo.

En las conmemoraciones que se están haciendo sobre “La Desbandá”, echo de menos una mayor asistencia de jóvenes.  La juventud de todas las épocas debiera saber que conociendo bien el pasado inmediato, se puede interpretar mejor el presente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here