Con la llegada del buen tiempo y con las vacaciones a la vuelta de la esquina es normal empezar a pensar en qué hacer en esos días libres y cómo pasarlos. Normalmente en estas fechas los destinos más demandados son aquellos de sol y playa, pero también los destinos de montaña, así como los europeos e internacionales que cada vez tienen más adeptos (también por la bajada de precios de los vuelos a diferentes puntos del mundo, así como la cantidad de ellos). Pero una vez tengamos el destino deberemos pensar sobre varios factores a tener en cuenta.

Los seguros de viaje: un elemento importante que no deberemos dejar de lado

Si hemos decidimos salir de vacaciones en transporte público, ya sea avión, autobús o tren, es cuando deberemos tener diversos factores en cuenta. Por ejemplo, el seguro de viaje, es un elemento imprescindible si queremos que todo salga bien y muchas personas lo pasan por alto. Sin duda, contratar un seguro de estas características es lo último que vamos a hacer, es decir, primero deberemos pensar en sí vamos a viajar o no, a dónde, buscar destinos, contratar el viaje, así como el hospedaje y demás pormenores. Una vez tengamos todo organizado es el turno del seguro, como decimos, normalmente no se hace: ya sea por ahorrar en costes, por desconocimiento o porque simplemente no queremos detenernos a ello porque no le damos importancia, pero tiene mucha más repercusión de lo que podemos llegar a pensar. Viajar sin el seguro puede llegar a ser una decisión de la que podamos arrepentirnos durante mucho tiempo si surge alguna complicación, ya que nos exponemos a diferentes riesgos cuando salimos de casa, y en ocasiones por querer ahorrar unos pocos euros nos puede salir la fiesta mucho más cara, por variopintos motivos.

Hay tantos tipos de seguros de viaje como tipos de turistas hay, por eso las compañías que se encargan de esto ponen a nuestra disposición un sinfín de tipos diferentes de coberturas a la hora de viajar. Desde el seguro de viaje internacional, al seguro por retraso, por pérdida de equipaje, por ponernos enfermos, médicos, traslados y un larguísimo etc.

¿Deberíamos contratar un seguro por si cancelamos nuestra salida?

La respuesta es un rotundo sí al seguro cancelación viaje, y es que este es uno de los principales motivos para contratar un seguro de viaje. Como su nombre indica se trata de un seguro para en caso de cancelación o que simplemente tengamos que retrasar nuestro viaje, ya sea por motivos profesionales o personales (todos los motivos van a venir expresamente tasados en las cláusulas del seguro de viaje). Y es que en este caso se nos va a devolver el importe que hemos pagado, o bien un porcentaje, así como si el motivo es un retraso el no tener que abonar dinero por el cambio de fechas.

Deberemos ver qué seguro se adapta más a nuestras necesidades, también dependiendo del destino elegido. Sin duda, cuando optamos por destinos donde debamos coger un vuelo, es casi imprescindible el hecho de tener cobertura por una posible pérdida de nuestro equipaje, porque nos libraremos de muchos quebraderos de cabeza si pierden nuestra maleta. Otro clásico es el seguro médico, sobre todo si vamos a países como Estados Unidos o Latinoamérica donde los servicios médicos son realmente caros, de esta manera si nos ponemos enfermos no vamos a tener que preocuparnos por nada puesto que las facturas estarán cubiertas por el seguro que hemos contratado. El seguro por demoras es muy bueno también, y es que los trasportes públicos, a veces, tienen el don de la impuntualidad y puede ser que por este motivo perdamos la reserva de otro transporte en nuestro destino, así como una serie de inconvenientes. Así pues si contratamos este seguro nos compensarán por los retrasos sufridos y demás inconvenientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here