La mejora de la economía se debe trasladar a los sueldos de los granadinos y granadinas 

En febrero de 2018, el IPC ha subido un 0,2% en Granada, frente al descenso del 0,3% en febrero de 2017. Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sido Transporte (-0,5) y Vestido y calzado (-0,2) mientras que ha subido el precio en Comunicaciones (1,9) y Ocio y cultura (1). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en el 1,4%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2017, aumentó un 2,6%. Destaca la subida de precios en Restaurantes y hoteles (2,6)  y Comunicaciones (2,5) mientras que  sólo ha bajado el precio de Sanidad (-0,9). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios han bajado un 1,3% (bajaron un 1,4% en el mismo periodo del año pasado) siendo los productos que más se han abaratado Vestido y calzado (-18,4) y Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (-0,9), y los que más han subido sus precios, Comunicaciones (2,2) y Bebidas alcohólicas y tabaco (0,7). 

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, considera que ante los datos de IPC, publicados hoy, es urgente abandonar la moderación salarial y que los trabajadores recuperen poder adquisitivo, con el fin de fomentar el consumo y la inversión. Es decir que los salarios recuperen lo perdido por las políticas de ajuste aplicadas desde 2010, reducir las desigualdades y los niveles de pobreza, fomentar la creación de empleo estable y con derechos y aumentar los ingresos de la Seguridad Social.

Y es que, como afirma el representante de UGT, nadie puede negar la pérdida de poder adquisitivo de las familias granadinas, a pesar del incremento del empleo. Es lógico,  ha dicho, ya que las sucesivas reformas laborales, cuyo único objetivo ha sido reducir derechos laborales y salarios, han dado lugar a una precarización insostenible del empleo en la provincia de Granada. En este sentido, el representante de UGT denuncia la resistencia del Gobierno y los empresarios a reconocer las consecuencias tan negativas que el incremento de la desigualdad y la injusta distribución de la riqueza ocasionan a los granadinos y granadinas, tanto socialmente, como económicamente.

Por ello, para Martín (UGT), es urgente acometer una política de reparto de la renta y la riqueza más justa y equilibrada, y eso pasa por aumentar las prestaciones sociales y facilitar el acceso para quienes las necesitan y garantizar las pensiones, con una revalorización digna que no suponga pérdida de capacidad de compra, así como un incremento de los salarios que permita que los trabajadores lleguen a fin de mes y que favorezca la recuperación del poder adquisitivo perdido. Gobierno y patronal tienen que asumir sus propias palabras, recuerda el ugetista: si no es posible vivir con un sueldo de 800 euros, no debe haber ningún sueldo en esos niveles tan bajos.

Por ello, señala el representante sindical, UGT va a luchar por establecer en la negociación colectiva salarios mínimos de 1.000 euros al mes en cada convenio, impulsando el crecimiento de los salarios más bajos, y se establezcan subidas de sueldos que permitan al conjunto de los trabajadores ir recuperando poder adquisitivo. Además, el sindicalista apuesta por introducir cláusulas de garantía salarial, que preserven el poder adquisitivo negociado de las posibles variaciones de los precios. Es de justicia y no solo es económicamente factible, sino que es fundamental para impulsar y garantizar el mantenimiento del crecimiento económico de la provincia de Granada, ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here