EDM Maria Esteva CBCM 31 – 49 GmasB Morado

GmasB Morado 52 – 41 EDM María Esteva CBCM

CONVOCATORIA: Virginia (13), Carlota (2), Álvarez (1), León (3), Xinxin, Paloma (2), Parrilla, Ariadna, Carla (4), Paula, Lucía (1) y Rivas (5).

CONVOCATORIA: Virginia (10), Carlota (16), Carla (2), Rebeca (2), Fátima (1), Paloma (6), Xinxin (2), Rivas (1), Lucia, Parrilla, Ariadna (1) y Paula

PARCIALES:

1) 14-6       2) 5-14     3) 8-22         4) 4-7

PARCIALES:

1) 11-9        2) 17-10     3) 15-11      4) 9-11

Todas las historias tiene un final, aunque en este caso, y tras una intensa temporada, ha sido dulce y con ganas de más. Las 14 jugadoras que han acabado la temporada en el Infantil Femenino han logrado 2 objetivos que están por encima del éxito deportivo y de ganar partidos; uno de ellos es el de COMPETIR, con grandes equipos de la Liga, como GmasB, Raca o Sta Fe y el otro objetivo, más valioso aún, el de ser EQUIPO.

Todas las jugadoras están aprendiendo a convivir unas con otras, con respeto, tolerancia y sabiendo que tienen como denominador común, disfrutar del baloncesto.

En esta última eliminatoria, las  Semifinales ante GmasB Morado, ha salido la mejor versión de un equipo aguerrido y con ganas de superarse.

En el partido de ida, en Motril, las motrileñas salieron a morder y fueron superiores a sus rivales, aunque el marcador reflejara 1 punto abajo al descanso y las fuerzas se llevarán al máximo.

Es bonito ver un banquillo que alienta a las que juegan, y es más bonito aún ver  cómo son capaces de jugar de tú a tú a un equipo que un mes antes nos había pasado por encima.

Terminaba el primer partido y con ello una eliminatoria que sabíamos era difícil de superar…pero los 18 puntos que finalmente se llevaron de diferencia no dejaban soñar a las costeras con un intento de superación en volver a competir en su pabellón.

Llegaba el partido de vuelta, quizás con la mayor compenetración entre jugadoras y entrenador de esta última fase, ante quizás la batalla más dura de esta semifinal y con la motivación exaltada para ir “pulgada a pulgada”.

No me puedo sentir más orgulloso de este grupo de jugadoras, porque salieron al campo como ganadoras, con la energía suficiente durante los 40 minutos para disfrutar a lo grande de un partido de altura.

Tener la mejor versión de cada una de tus jugadoras es un ápice de emoción que no se puede explicar si no estás dentro. Mirar y escuchar a un banquillo entregado no hace sino dar fuerzas a las que se dejan la piel en el campo. Por  supuesto, si todo ese esfuerzo se traduce en éxito en muchas de las acciones del juego, hace que ellas mismas se den cuenta que este es el camino que te lleva al verdadero significado de este deporte.

Lucharon juntas, sufrieron juntas, se apoyaron y disfrutaron del último partido oficial de esta temporada, pero sin ganas de que acabase y con fuerzas para repetir una nueva batalla.

Podemos señalar la vuelta a las pistas de 2 jugadoras que por lesión han vuelto y lo han dado todo por ayudar a su equipo, Fátima y Rebeca, 2 jugadoras con una valentía y un sacrificio por su equipo digno de elogiar. Carmen Álvarez y Carmen León no pudieron estar, pero hubiesen sumado, y mucho, y se le echó de menos. Lucía, Parrilla y Paula lucharon como nunca por un sitio en la zona y ayudando en defensa y en el rebote, reconociendoles una labor importantísima para equilibrar al equipo.

Encomiable la labor de Carla, Ariadna, Rivas y Xinxin dando un plus de energía para luchar por cada balón y dar oxigeno en defensa para hacer competitivo a su equipo. Por supuesto felicitar a Paloma y Virginia, que durante toda la temporada se han echado el equipo a sus espaldas cuando más lo han necesitado, siendo jugadoras de equipo para ayudar y darlo todo por las demás, anotando en momentos difíciles y siendo muy protagonistas en los entrenamientos diarios, así como en los partidos más importantes. Y por último, reconocer el carisma, la entrega y la superación de Carlota, que en este último partido supo guiar a sus compañeras liderando remontadas y demostrando que “cuando ella quiere” puede capitanear a un equipo campeón. Supo anotar, defender y ser líder dentro y fuera de la pista, siendo una continuación del entrenador al transmitir lo que se necesita en cada instante.

La mayor satisfacción para un entrenador es ver que sus jugadoras se enganchan y tienen como una de sus prioridades el deporte en equipo.

El baloncesto femenino goza en Motril  de buena salud, y para cualquier aficionado que se pasara por el Pabellón de Inacua el sábado pasado, comprobaría que la ilusión, entrega y jugar como equipo han sido los valores en el conjunto motrileño, y que sin ver el marcador podrían pensar que el ganador fue el CBCM.

Si mañana empezara una nueva temporada este equipo de 14 guerreras estarían dispuestas a darlo TODO, y quizás siendo más equipo y disfrutando más. Objetivos más que cumplidos para un club que tiene en la adquisición de valores su punto más fuerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here