¿A quién no le gusta el verano y que los rayos del sol aporten a su piel ese tono dorado? Este gesto suele tener efectos secundarios para la salud de la dermis si no se utiliza un buen protector solar. Por eso es importante recordar que existen opciones más saludables, como consumir alimentos que faciliten la absorción de los rayos y pigmenten la piel con un tono moreno

Desde el restaurante Bodega de los Secretos cuentan cuáles son los mejores alimentos para activar la melanina sin poner en peligro la piel.

A continuación, el restaurante madrileño Bodega de los Secretos explica cuáles son los 5 tipos de alimentos que activan la melanina:

Alimentos ricos en Vitamina C. Los alimentos ricos en Vitamina C ayudan a frenar los radicales libres, que son los “responsables” del envejecimiento prematuro de la piel; los frutos rojos, el kiwi, la naranja o la mandarina son algunos ejemplos y resultan perfectos para ayudar a que la piel se broncee.

Alimentos ricos en betacarotenos. Los betacarotenos se encuentran principalmente en las verduras y en las frutas de color rojo, amarillo o naranja. El alimento más popular de este grupo es el tomate, que es la base del gazpacho, un plato muy popular en el sur de España en esta época y que permite ser elaborado con diferentes alimentos ricos en betacarotenos.

Minerales. El selenio, el zinc, el azufre, el manganeso o el magnesio son algunos ejemplos. El selenio se puede encontrar en los frutos secos, ajos, pepinos o mejillones. En general, al resto de los minerales se puede llegar a través de los mariscos, las legumbres, los espárragos, la yema de huevo, las cebollas y los derivados de la leche.

Alimentos ricos en Omega 3: El Omega 3 activa la melanina y también protege la piel de los efectos nocivos de la radiación UV. Por ello, consumir alimentos ricos en Omega 3 resulta una buena opción si se quiere lograr un bronceado bonito y duradero. Se puede encontrar Omega 3 en el pescado azul, las semillas, los frutos secos, el aguacate, la avena, etc.

Alimentos ricos en Vitamina B. La carne, el pescado, los huevos, los hígados, los frutos secos o el tan popular kéfir constituyen algunos ejemplos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here