* COAG Andalucía considera que la línea de modernización de explotaciones es prioritaria para el sector agro-ganadero, pero está mal gestionada, consiguiendo desincentivar  las inversiones. 

* Desde esta organización se reclama a la Junta de Andalucía que resuelva los cerca de 1.500 recursos que están a la espera desde 2016. 

* Es insostenible que estas ayudas sigan así, hay que simplificar este sistema, reinventarlo, para que sean ayudas que efectivamente ayuden y no generen la ruina a los agricultores.  

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- Andalucía asegura que las ayudas de modernización son un desastre y que la situación ha llegado a ser insostenible. Y es que, tres años después de la primera convocatoria, ésta continua sin resolverse y sin pagarse en su totalidad, a pesar de que miles de agricultores y ganaderos se hayan embarcado en inversiones que, en muchos casos, les ha llevado a la ruina por la falta de cumplimiento de la Junta de Andalucía.

Así, COAG Andalucía considera que la línea de modernización de explotaciones es prioritaria para el sector agro-ganadero, pero la mala gestión de las mismas está consiguiendo el efecto contrario: desincentivar  las inversiones. En este sentido se manifiesta Francisco Elvira, miembro de las Juventudes Agrarias de COAG Andalucía, quien afirma que “si se llega a saber de antemano este despropósito, muchos agricultores y ganaderos no se hubieran metido en esta trampa, que es en lo que se han convertido unas ayudas que, a priori, venían como agua de mayo para el sector”.

En concreto, en 2016 se convocaron las ayudas para la modernización de explotaciones agro-ganaderas con un presupuesto inicial de 29,73 millones de euros, que se incrementó hasta los 109,15 millones de euros, de los cuales 72,43 millones de euros eran para modernización genérica y 30,62 millones de euros para olivar.

Hasta agosto de 2018, dos años después, no hubo resolución definitiva: 90,5 millones de euros para 2.400 expedientes, quedando pendientes más de 1.500 recursos que, a día de hoy, y ya van tres años, aún no han sido respondidos.

“No se han respondido los recursos, pero tampoco se ha pagado la totalidad de las resoluciones aprobadas –comenta Francisco Elvira-. Tan sólo se han abonado algo más de 25 millones de euros, que han comenzado a percibir los beneficiarios el pasado mes de marzo”.

Esta organización recuerda que muchos agricultores, tras resultar beneficiarios, pidieron permiso para comenzar a acometer las actuaciones necesarias para modernizar sus explotaciones. Los pagos llevan un nivel muy bajo: presentando la solicitud de pago en octubre – diciembre de 2018, se cobra sin tener

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here