Socorro Correa. Presidenta Asociación Protectora de Animales de AMIKO.- Celebramos el Día Mundial del Perro, ¿por qué hoy?, no sé, ¿quizá para llamar la atención, en estas fechas de verano, sobre nuestros perros y las nefastas y aterradoras cifras de abandonos que año tras año nos encogen el alma y suponen un esfuerzo titánico para todas las asociaciones protectoras en todos los sentidos?

Hoy debería ser un homenaje y reconocimiento a tantos hermosos valores que nos enseñan los perros: la lealtad, la confianza y entrega ciega, y esa absoluta conexión con los seres humanos, por no hablar de sus servicios en tantas facetas de nuestra vida: son compañía, protección, ayuda… Hoy debería ser una fecha para tomar conciencia de los malos tratos, el abandono, los criaderos ilegales… Hoy debería ser un día para refrescar la memoria que parece especialmente adormecida en este Motril nuestro: hace unos meses el caso de “Turko” un perrito de 10 años que languidecía en una terraza desde hacía años sin que se le atendiese en lo mínimo que era alimento y agua limpia. Afortunadamente el SEPRONA tras una denuncia acudió a su rescate.

El 10 de Julio la Guardia Civil puso a disposición judicial como investigado a un individuo por presunto maltrato animal y falsificación en documento público por vender cachorros enfermos de la raza border collie por internet.

El pasado día 19 la Policía Local procedía al rescate e una perrita que estaban dejando morir de hambre atada en un patio, tras una denuncia. Demasiados casos terribles y seguidos implica que no es un “algo” aislado y extraño, si no que es una realidad más cercana de lo que queremos aceptar, y por otro lado, por ver el lado positivo, que cada vez hay más gente concienciada que no calla y mira a otro lado.

Hoy debería ser el día de recordar lo importante que es denunciar estos casos, cuando se tiene constancia , a las autoridades, y que las instituciones pongan más interés del que la mayoría de las veces muestran por esta lacra de nuestra sociedad. Todos podemos ayudar para acabar con ella, pero en manos del legislador está cambiar las leyes permisivas que hacen, de estas prácticas, algo gratuito y sin consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here