Ha fallecido Federico Maya, presidente de ACERCOA y precursor en la demanda del primer Centro de Hemodiálisis para Motril.  El pasado 12 de julio, el ayuntamiento de Motril aprobó dedicarle su nombre a una de las calles de Motril por la labor social, humana y altruista que ha realizado con los enfermos del riñón.

Federico Maya nace en el año 1949 en Lanjarón, siendo el tercero de cinco hermanos de una familia humilde. Muy joven comienza su pasión por el trabajo, habiendo ejercido de panadero, camarero y todos los oficios relacionados con la hostelería. En Motril fue muy conocido por regentar la Hamburguesería Siria.

Pero Federico enferma de riñón en el año 1994, comenzando aquí su dura experiencia con las enfermedades renales. A partir de ese momento, y durante cuatro años, su vida fue muy difícil en la lucha contra la enfermedad, hasta que en mayo de 1998 recibió una llamada en la que se le anunciaba que sería trasplantado. Un donante le dio la vida y también se la cambió por completo.

Desde entonces Federico Maya ha dedicado su vida a luchar, defender, y aconsejar a los enfermos renales. En primera instancia lo hizo desde la Asociación Nacional ALCER, de la que fue encargado de la Costa durante más de 10 años, y posteriormente fundando la suya propia como ACERCOA.

En todos estos años Federico Maya fue virando su carácter inquieto y emprendedor para convertirse en un alma solidaria, volcándose en el propósito de apoyo a los enfermos que, como él, tuvieron que asumir y aprender a vivir con esta enfermedad.

Desde esta posición emprendió un nuevo camino dando charlas informativas sobre los distintos problemas renales y su prevención, pasando por cientos de lugares en toda la costa y Alpujarra. En esta tarea fue acompañado por otras personas a las que les unía el mismo propósito altruista, como por ejemplo su amigo y médico Raimundo del Moral, coordinador de transplantes de la UCI de Motril, o la vicepresidenta de ACERCOA Montse Sánchez, entre otros. También ha impartido estas mismas charlas en institutos de secundaria de nuestra zona para sensibilizar a los más jóvenes.

Fue un pionero y precursor en la demanda del primer centro de Centro de Hemodiálisis en la Costa de Granada. Una vez cumplido ese sueño de que los enfermos renales pudieran hacer el tratamiento de hemodiálisis en Motril, comenzó su siguiente lucha. Y esta ha sido y será conseguir una unidad de Nefrología como nueva especialidad en el Hospital Santa Ana de Motril.

Igualmente, Federico se ha volcado con personas dializadas en situación de vulnerabilidad, asesorándoles en temas de ayudas económicas, pensiones y trámites burocráticos de todo tipo.

Su colofón como presidente de la asociación fue ver cumplido el sueño de conseguir el monumento homenaje al donante, ‘Dos manos al cielo’, ubicado a en la entrada al Hospital Santa Ana, que dan y reciben al mismo tiempo las gracias por tan tremendo acto de generosidad.

En el pasado mes de abril, en las celebraciones del Día Internacional del Pueblo Gitano se rindió un sentido homenaje a Federico Maya, una persona involucrada y comprometida con las causas sociales, además de solidario, cariñoso, trabajador, generoso y altruista.

Motril@Digital ofrece sus condolencias a toda su familia por tan sensible pérdida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here