Fotos Paulino Martínez Moré

La imagen puede contener: 6 personas, personas de pie y personas en el escenario

La imagen puede contener: una persona, multitud, noche y exterior

EFE.- David Fandila, El Fandi cosechó  un triunfo rotundo de cuatro orejas y un rabo, y salió a hombros con Javier Conde, que paseó dos trofeos, en la localidad granadina de Motril, en una tarde en la que los toros de Guadalmena lo deslucieron todo, y con los que Enrique Ponce se fue de vacío.

La imagen puede contener: una persona, montando a caballo, niño(a), cancha de baloncesto y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una persona, exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas montando a caballo y exterior

A Javier Conde le acompañaron las musas en su primero, un toro blando y de poca transmisión pero que le permitió sacar a relucir ese toreo de pellizco y tan personal que atesora el malagueño, que dejó detalles de suma belleza, especialmente las trincherillas con la zurda. Funcionó la espada y para él fueron las dos orejas.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, practicando un deporte, estadio y exterior

Con el quinto se estrelló de bruces ante un toro inválido y totalmente vacío.

La insistencia, el pundonor y las ganas del Fandi en el tercero calaron en unos tendidos que supieron reconocer el esfuerzo de su paisano ante un animal sin fuerza alguna y a la defensiva. David estuvo siempre por encima de las circunstancias, mostrándose variado con el capote, poderoso en banderillas y dominador con la muleta. Dos orejas para él.

Lo gordo llegaría en el sexto, un toro exigente con el que había que estar muy de verdad. Como estuvo el Fandi. De poder a poder. Cuando más apretaba el toro más dominador se mostraba el granadino, que, tras otro buen tercio de banderillas, se impuso en el último tercio en una faena muy emocionante. Al final, máximos trofeos para David y vuelta al ruedo para el de Guadalmena.

La imagen puede contener: una persona, niño(a) y exterior

La imagen puede contener: una persona, practicando un deporte, estadio, cancha de baloncesto, cielo, nubes, niño(a) y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas practicando deporte y exterior

La imagen puede contener: una persona, exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas montando a caballo, personas practicando deporte, estadio, caballo, cancha de baloncesto y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas montando a caballo, estadio, caballo, cancha de baloncesto, cielo y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas montando a caballo, personas practicando deporte, niño(a), caballo y exterior

La imagen puede contener: una persona, cielo, caballo y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo y exterior

La imagen puede contener: una persona, cielo, nubes, exterior y naturaleza

 

La imagen puede contener: una persona, montando a caballo, niño(a), cancha de baloncesto y exterior

El único que quedó sin tocar pelo fue Enrique Ponce, que llegaba a Motril después de su triunfal reaparición en la víspera en el Puerto de Santa María.

En su primer nada más que pudo estar aseado ante un toro de lo más claudicante. Ni la técnica ni el consabido oficio del valenciano lograron el milagro. Solo algún pase suelto de cierta belleza pero sin poder compactar las series.

Incómodo y contrariado se le vio frente al cuarto, un toro que parecía tener un defecto en la vista y que descompuso toda intentona de Ponce, que anduvo esforzado y queriendo mucho, pero sin poder resolver ante tan deslucido animal.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, niño(a), calzado y exterior

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, niño(a) y exterior

La imagen puede contener: 6 personas, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie e interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here