Reportaje Paulino Martínez Moré

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: 7 personas

La imagen puede contener: 4 personas, exterior

La imagen puede contener: 10 personas, personas sonriendo, personas sentadas, multitud y exterior

Fascinante el concierto de la Joven Orquesta Mediterránea en el Club Náutico de Motril, que a modo de velada musical y en el muelle de Poniente del Puerto, brindó a un público embelesado con la interpretación de la Sinfonía n.º 9 en mi menor, Op. 95 , también conocida como Sinfonía del Nuevo Mundo. La sinfonía más conocida de Antonín compuesta en 1983 durante la estancia del compositor en USA, estuvo dirigida por Michael Tomas.

Asistió el delegado municipal de cultural Miguel Ángel Muñoz, el presidente de la Autoridad Portuaria, José García Fuentes, el presidente de la Joven Orquesta Mediterránea y de Juventudes Musicales, Antonio Peralta y el anfitrión y presidente del Club Náutico Antonio Gutiérrez.

La imagen puede contener: 6 personas, personas tocando instrumentos musicales, personas en el escenario, de traje y noche

La imagen puede contener: una o varias personas y personas tocando instrumentos musicales

La imagen puede contener: 6 personas, personas tocando instrumentos musicales

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exterior

La imagen puede contener: cielo, noche y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud, noche y exterior

La imagen puede contener: planta, noche, árbol, cielo y exterior

La Sinfonía del Nuevo Mundo

El cuarto movimiento de la Sinfonía del Nuevo Mundo reúne en un solo las principales ideas que forman la obra, una obra sinfónica aislada que, a modo de poema sinfónico, no sigue la forma característica del movimiento final típico de una sinfonía, sea rondó o sonata. Recopila sus pensamientos, sus impresiones, sus sentimientos sobre una tierra nueva, mestiza, muy distinta a lo que él conocía. Un posicionamiento nacionalista que hace aflorar la diversidad, que lejos de separar, unifica.

Por eso, para muchos esta sinfonía es americana mientras que para otros pasa por eslava. Está compuesta en el Nuevo Mundo pero continuamente evoca al Viejo. Mira a las formas clásicas y academicistas de Haydn y Mozart mientras utiliza el folclore amerindio y negro norteamericanos. Por eso, la Novena Sinfonía de Dvorak ha pasado a ser patrimonio colectivo del mundo, ocupando de forma merecida un lugar preeminente en el repertorio sinfónico de todos los tiempos.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas en el escenario, multitud y exterior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here