La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio elaborará un plan de control de la calidad y cantidad de las emisiones de gas, consumo energético y residuos de los buques y embarcaciones en los muelles y puertos de titularidad autonómica. Un informe, elaborado por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) y elevado al Consejo de Gobierno, recomienda un estudio que analice la situación actual y plantee propuestas para la reducción de los residuos generados por los buques y embarcaciones que operan en los puertos.

La APPA cuenta actualmente con un sistema de gestión de residuos en sus instalaciones portuarias, donde diferencian tres tipos: urbanos, graneles y peligrosos.

Los residuos urbanos cuentan con contenedores idénticos a los de los municipios y recogida selectiva fraccionada en plástico, papel, vidrio y orgánico.

Los residuos graneles son cajas de pescado, restos de redes de pesca, chatarra o madera que tienen un tamaño lo suficientemente grande para no arrojarlo a estos contenedores, aunque no son catalogados como peligrosos. En este caso, la Agencia dispone de un servicio de cubas y contenedores que se trasladan a un vertedero autorizado por parte de la empresa contratista.

Los residuos peligrosos, procedentes de las operaciones de mantenimiento y limpieza de embarcaciones en las instalaciones portuarias de titularidad autonómica, se gestionan con la recogida, envasado y etiquetado del residuo en cuestión y su traslado a un punto limpio. Los puertos autonómicos disponen de 36 puntos limpios. Se entiende por residuos peligrosos los aceites minerales clorados de motor y de transmisión mecánica, filtros de aceite, baterías de plomo, envases metálicos y de plástico contaminados con hidrocarburos o aguas de sentinas, entre otros productos. Actualmente, hay un contrato de dos años de duración para la gestión de estos residuos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here