La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

Fotos Antonio Cabrerizo

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

EP.- El rey Felipe VI ha visitado este jueves la Base Aérea de Armilla y el Ala 78, donde se formó como piloto de helicópteros en 1996 siendo ya capitán y cuyas instalaciones ha recorrido hoy por primera vez como monarca acompañado del Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, el general del Aire Javier Salto Martínez-Avial.

Durante su visita, ha podido conocer de cerca la historia, funcionamiento y pormenores de la Base Aérea de Armilla que, junto con el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos, es uno de los aeródromos más antiguos de España. En 1980 comenzó su actual etapa al crearse el ‘Ala de Enseñanza número 78’, asumiendo las misiones asignadas hasta ese momento a la Escuela de Helicópteros del Ejército del Aire. Su misión principal es proporcionar conocimientos teóricos y prácticos para el pilotaje de helicópteros a los pilotos no sólo de las Fuerzas Armadas, sino también de la Guardia Civil y de países extranjeros.

El monarca ha llegado a la base granadina a las 10,30 horas, donde ha sido recibido por, entre otros, el coronel Jefe del Ala 78, Luis García-Almenta López-Muñiz. Tras los saludos protocolarios, Su Majestad ha recibido los honores de ordenanza y ha pasado revista a la Escuadrilla que le rindió honores. Ya en la Jefatura de Estudios ha tenido la oportunidad de asistir a una charla explicativa sobre el Ala 78 y posteriormente ha realizado un recorrido por las instalaciones, donde ha tenido la oportunidad de conocer el aula taller de mecánicos, donde se imparten clases teóricas. Este espacio sirve también de museo, pues en él están expuestas diferentes piezas de helicópteros de distintas épocas.

Entre ellas, motores, turbinas, un panel de instrumentos o hélices que el Rey ha podido conocer durante el recorrido. Posteriormente, y tras realizar un vuelo de instrucción en un simulador, Felipe VI se ha trasladado al hangar del Grupo de Material, donde ha visitado la exposición estática HE-24 (helicóptero Sikorsky S-76) con personal y equipo del Servicio Aéreo de Rescate. Y es que el Ala 78 tiene asignada también la capacidad secundaria de Búsqueda y Salvamento. A continuación, el Rey ha conocido la exposición de HE-25 (helicóptero EC-120 Colibrí), atendida por componentes de la patrulla Aspa.

La patrulla acrobática de helicópteros Aspa del Ejército del Aire está formada por cinco helicópteros HE-25 ‘Colibrí’. Sus pilotos son oficiales del Ejército del Aire que compaginan sus cometidos como miembros de esta patrulla con sus labores como instructores de vuelo en el Ala 78. Estos pilotos, herederos de la experiencia acumulada durante muchos años de enseñanza de vuelo, pretenden con sus exhibiciones representar el alto grado de profesionalidad y precisión de los pilotos de helicópteros del Ejército del Aire y de las Fuerzas Armadas en su conjunto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here