Europa Press.- La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigados a dos personas como presuntos autores del incendio forestal declarado el pasado 6 de octubre en el paraje situado entre el barranco del Romeral y la Loma del Gato, en el término municipal de Ítrabo,  que calcinó 30 hectáreas, obligando a desalojar cinco viviendas y a auxiliar a 16 personas.

Los investigados son dos vecinos de Motril y de Castell de Ferro que estaban quemando restos agrícolas y unas cañas sin autorización en una parcela junto a un barranco, el fuego se les descontroló y acabó quemando 30 hectáreas de pastos, cultivos agrícolas y monte bajo. Se les considera autores de un delito de incendio forestal por imprudencia grave. Como en el paraje había una importante cantidad de viviendas habitadas, fue necesario proceder al desalojo de cinco viviendas y auxiliar a 16 personas.

En las labores de extinción intervinieron ocho aeronaves, 54 bomberos forestales con dos vehículos motobombas, cuatro técnicos forestales, 1 agente de Medio Ambiente, cuatro bomberos de Almuñécar con un camión motobomba y un todo terreno motobomba, dos bomberos de la localidad de Motril con un camión motobomba, dos agentes de policía local y 17 guardias civiles.

La patrulla del Seprona de Motril se hizo cargo de la investigación del incendio con quien ha colaborado la Brigada de Investigación de Incendios Forestales de Granada. Sus agentes localizaron, por una parte, dos puntos de inicio del fuego en las fincas propiedad de los investigados y, por otra, a testigos que aseguran que estaban en sus fincas en el momento en el que comenzó el fuego.

La Guardia Civil estima que ambos actuaron con negligencia y, por tanto son presuntos responsables de una imprudencia grave al incumplir las condiciones generales y específicas de la quema establecidas en el Decreto del Reglamento de Prevención y lucha contra los incendios forestales de la Junta de Andalucía.

El 95 por ciento de los incendios forestales son provocados por seres humanos, en su mayoría por negligencia. Por ello la Guardia Civil recomienda extremar las precauciones si se va a hacer una quema de restos agrícolas, o abortarla ante la más mínima duda, por ejemplo en un día de viento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here