Los exquisitos Morgan cierran una edición que reune a 3.000 asistentes y un intenso programa de actividades musicales para los niños

El X Festival Sierra Nevada por lo Todo lo Alto se clausuró ayer dejando claro su auténtico sello de identidad que lo distingue de los actuales macro festivales musicales que imperan en nuestro país. Alejado de estos grandes eventos, el festival serrano se caracteriza por ser una alternativa diferente y única para disfrutar solo, con amigos  o en familia. Un plan de vacaciones donde caben tanto el descanso en plena naturaleza como el amor por la música.

En su décimo aniversario el festival ha congregado alrededor de 3.000 personas entre ambos días, siendo el sábado el día de mayor asistencia. La ocupación de los alojamientos en la estación ha sido del 95%, siendo la cifra más elevada del verano.

Los talleres musicales de instrumentos, especializados en las categorías de piano, guitarra y batería, que se agotaron nada más publicarse las bases, es la actividad  más solicitada ya que padres y alumnos comparten afición y tiempo juntos. En esta edición lo más aplaudido ha sido la programación del primer “concierto para bebés” de entre cero y tres años “Babys don´t cry”, un espectáculo exclusivo para padres con sus bebés donde el lleno ha sido absoluto y los profesores han acercado la música rock a los pequeños que han mantenido un comportamiento ejemplar durante todo el acto.

El viernes 22 los conciertos comenzaron con el rock psicodélico de un grupo granadino esperanzador, ELEMENTO DESERTO presentaban en las alturas su nuevo disco y no fallaron, cuatro francotiradores que apuntaron y acertaron en la diana. Tras ellos APARTAMENTOS ACAPULCO presumieron de granadinismo, trajeron la calma y un pop sosegado que muchos esperaban, los ahijados planetarios hicieron un guiño a sus padrinos cantando una parte de “Pesadilla en el parque de atracciones” y terminaron con su hit “Camino Ronda”. Por último el punk más ochentero llegó con el frontman de ART BRUT que desafió las bajas temperaturas y sacó su lado más visceral con temas clásicos de su repertorio como “Emily Kane” y “Alcoholics”.

El sábado 23 la noche comenzó antes con el concierto de los alumnos de la escuela de rock Gabba Hey que defendieron en el escenario versiones de artistas históricos  como Aretha Franklin, The Beatles y Van Morrison. Tras ellos los locales NÚMERO PRIMO caldearon el ambiente en las cumbres con su dosis de rock mientras llegaban TEXXCOCO arrasando el escenario, contundentes, directos y con esa actitud que toda banda busca, fueron la atracción de la noche. Un grupo en éxtasis continuo, en una palabra: “caña”. Por último llegó MORGAN, la banda esperada de la noche, un auténtico lujo haber tenido una clausura tan exquisita en el X aniversario del festival.

MORGAN son esa banda que suena perfecta, con la voz y la batuta de Nina, crean una atmósfera sencillamente impresionante. El público se enganchó desde los primeros acordes con “Planet Hearth” hasta llegar a “Sargento” y “Volver”, una de las pocas en castellano.

El festival despide un décimo aniversario consolidado, cumpliendo las espectativas y con muchas ganas de celebrar una nueva edición en 2.020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here